10 deficiencias comunes de vitaminas en todo el mundo

La OMS estima que más de un tercio de la población del mundo, de mar a mar, está afectada por deficiencias de vitaminas. Las vitaminas son compuestos esenciales para el cuerpo y se obtienen principalmente de fuentes dietéticas. Las vitaminas son utilizadas por el cuerpo para diversas funciones, como el crecimiento de células y tejidos y la regulación del metabolismo.

10. Folato

Las formas de folato son el ácido fólico y la vitamina B9. El ácido fólico reduce el riesgo de defectos del tubo neural en mujeres embarazadas. El elemento favorece la fertilidad y reduce el ictus. La deficiencia de folato puede manifestarse como anemia, depresión, defectos del tubo neural fetal, confusión, defectos cerebrales durante el embarazo, glositis, fatiga, inflamación de la lengua, llagas en la boca y canas. Los alimentos con las mayores cantidades de folato incluyen hígado, aguacate, brotes, espinacas, espárragos y coles de Bruselas. Además, se produce en los productos lácteos, frutas, verduras de color verde oscuro, mariscos, granos, guisantes, frijoles, nueces, aves de corral y granos.

9. Zinc

Más de 300 enzimas diferentes presentes en el cuerpo necesitan zinc para funcionar de manera óptima. El zinc es necesario para que los sistemas digestivo e inmunológico funcionen correctamente y también controla la diabetes, mejora el metabolismo y reduce los niveles de estrés. El zinc es esencial en la síntesis de proteínas, y también regula la producción de células. Las altas concentraciones de zinc se almacenan en la retina ocular, el páncreas, el hígado, los glóbulos rojos y blancos y el riñón. La carne ha sido identificada como la fuente principal de zinc junto con la avena, las ostras, el grano de trigo integral, las almendras, los guisantes y los nabos. Los síntomas de deficiencia de zinc incluyen presión arterial baja, depresión, retraso en el crecimiento del hueso, retraso general del crecimiento y pérdida de apetito. Se estima que 2, 2 mil millones de personas se ven afectadas por la deficiencia de zinc en el mundo.

8. La vitamina K

La vitamina K abarca un grupo de compuestos, los más importantes de los cuales son la vitamina K1 y la vitamina K2. La vitamina K1 se adquiere de las verduras de hoja verde y otras verduras, mientras que el K2 se obtiene principalmente de los huevos, la carne y el queso. La vitamina K es fundamental para prevenir el sangrado excesivo y es responsable de la coagulación de la sangre. La deficiencia de vitamina K aumenta el riesgo de sangrado excesivo, y se puede recomendar un suplemento.

7. magnesio

El magnesio es un mineral esencial necesario para los dientes y la estructura ósea. Participa en más de 300 reacciones enzimáticas y desempeña un papel en la prevención de ataques cardíacos, migrañas y enfermedades cardiovasculares. La baja ingesta de magnesio se asocia comúnmente con enfermedades como la diabetes, la osteoporosis, las enfermedades del corazón y el síndrome metabólico. Una dieta rica en magnesio incluye verduras de color verde oscuro, semillas, nueces, frijoles, aguacates y chocolate negro. El 57% de la población estadounidense no obtiene la dosis diaria recomendada de los EE. UU. Para la ingesta dietética de magnesio.

6. Calcio

El calcio es crítico para el mantenimiento de los huesos, y también mineraliza los dientes y los huesos. La cantidad de calcio en la sangre está estrictamente regulada y el exceso se almacena en los huesos. El calcio realiza varias funciones como una molécula de señalización y, por lo tanto, contribuye al funcionamiento saludable del cuerpo. El trastorno más común de la deficiencia de calcio es la osteoporosis, donde los huesos se vuelven blandos y frágiles. Buenas fuentes de esta vitamina son los vegetales de color verde oscuro como la espinaca y la col rizada, el pescado deshuesado y los productos lácteos. La ingesta baja de calcio es común en los ancianos y mujeres jóvenes.

5. Vitamina B12

La vitamina B12 es una vitamina soluble en agua esencial para la función nerviosa y cerebral y la formación de sangre. El elemento se encuentra casi exclusivamente en alimentos de origen animal como los lácteos, la carne de órganos, los huevos, los mariscos y la carne. La absorción de vitamina B12 en el cuerpo requiere la ayuda de una proteína denominada factor intrínseco. La vitamina B12 causa el trastorno sanguíneo conocido como anemia megaloblástica donde los glóbulos rojos se agrandan. En los países desarrollados, la deficiencia de vitamina B12 se registra principalmente en las poblaciones de edad avanzada, mientras que en los países en desarrollo, comienza a temprana edad y persiste durante toda la vida.

4. Vitamina D

La vitamina D es un tipo de vitamina soluble en grasa que está presente en pocas fuentes dietéticas. La vitamina también se produce cuando los rayos ultravioleta del sol golpean la piel y facilitan su síntesis. La vitamina D es necesaria para el crecimiento óseo, la absorción de calcio en el intestino, la reducción de la inflamación, la modulación de los genes y la función inmunológica. La falta de vitamina D adecuada en los niños da como resultado huesos blandos, raquitismo, retraso en el crecimiento, pérdida ósea y debilidad muscular en los adultos. Las fuentes dietéticas para el elemento incluyen yemas de huevo, aceite de hígado de bacalao y pescado graso. Las personas que habitan en regiones alejadas del ecuador están en riesgo de deficiencia de vitamina D debido a la exposición limitada al sol.

3. Hierro

La deficiencia de hierro es un trastorno nutricional común en muchas naciones en desarrollo donde afecta principalmente a mujeres y niños. El hierro se une con la hemoglobina y posteriormente transporta oxígeno a las células. El hierro se divide en dos categorías dietéticas. El hierro hemo es el más fácil de absorber de los dos tipos, y está presente en los productos animales, mientras que el hierro no hemo se obtiene de alimentos tanto vegetales como animales, pero no es tan bien absorbido. Los vegetarianos tienen un mayor riesgo de deficiencia de hierro, ya que solo comen hierro no hemo. La deficiencia de hierro se manifiesta principalmente como anemia, cuyos síntomas incluyen una función cerebral dañada, debilidad y una función inmunológica debilitada. Las carnes rojas, los órganos, los frijoles, el brócoli, las semillas y las sardinas enlatadas son buenas fuentes de hierro.

2. Vitamina A

La vitamina A contiene varios retinoides solubles en grasa, como la retina y el retinol. El elemento es crítico en la visión, la función inmune, la reproducción y la formación y el mantenimiento de huesos, dientes, membranas celulares y piel saludables. Hay dos grupos de Vitamina A en la dieta. La Vitamina A Preformada se obtiene de productos de origen animal, como los lácteos, el pescado y la carne, mientras que la Pro-Vitamina A se obtiene de productos de origen vegetal, principalmente frutas y verduras. La deficiencia de vitamina A se reporta principalmente en los países en desarrollo donde causa ceguera temporal y permanente e inmunidad suprimida.

1. yodo

El yodo es necesario para la producción de hormona tiroidea como la tiroxina y para el buen funcionamiento de la glándula tiroides. Las hormonas tiroideas ayudan al cuerpo a regular la tasa metabólica, estimular el desarrollo cerebral y el crecimiento general entre otros procesos. La deficiencia de yodo afecta a cerca de un tercio de la población mundial. La deficiencia se manifiesta comúnmente como bocio, que es la inflamación de la glándula tiroides, la falta de aire y el aumento de la frecuencia cardíaca. Los síntomas de la deficiencia de yodo en los niños incluyen anormalidades del desarrollo y retraso mental. La deficiencia de yodo es una preocupación importante en los países en desarrollo de África, el Pacífico occidental y el sudeste asiático. Australia y Nueva Zelanda también reportan casos significativos de la condición. El yodo se puede obtener de algas marinas, lácteos, pescado y huevos. La adición de yodo a la sal también ha ayudado a varios países a frenar la deficiencia.